Testimonios para la esperanza

Testimonio en primera persona
De nuevo Andrés, como podéis comprobar por las imágenes mucho más recuperado de la infección por COVD-19, nos cuenta como ha vivido interiormente los días de aislamiento y la esperanza en ver el final y poder salir adelante
Testimonio en primera persona
Todos los días en nuestra portada de la web, actualizamos el número de personas curadas y dadas de alta haciendo ver que esta pandemia que toda la sociedad estamos padeciendo en estas semanas.
Andres es un amigo de Alicante, que ha superado después de largas jornadas de aislamiento el contagio del Coronavirus. Nos transmite no solamente un mensaje de esperanza. Nos transmite una fuerza, su fuerza interior para que pensemos que es posible, y será posible el final de esta pandemia.
Testimonio de un  médico en Lombardía (Italia)
“Nunca en las pesadillas más oscuras imaginé que podría ver y vivir lo que está sucediendo aquí en nuestro hospital desde hace tres semanas. La pesadilla está fluyendo, el río se está haciendo más y más grande.
Al principio vinieron algunos, luego decenas y luego cientos. Ahora ya no somos médicos, sino que nos hemos convertido en clasificadores en la cinta y decidimos quién vive y quién debe ser enviado a casa a morir, aunque todas estas personas han pagado impuestos  toda su vida.
Hasta hace dos semanas, mis colegas y yo éramos ateos;  era normal porque somos médicos y aprendimos ciencia y se le dijo a la ciencia que excluyera la presencia de Dios. Siempre me reí de mis padres yendo a la iglesia.
  Hace nueve días un pastor de 75 años vino a nosotros. Hombre gentil, tenía grandes problemas respiratorios. Tenía una Biblia y nos impresionó que la leyera a los moribundos y ellos le agarraran de la mano. Al estar todos los nuevos doctores cansados, desanimados, psicológica y físicamente agotados, cuando teníamos tiempo  escuchábamos al pastor. Ahora tenemos que admitir que nosotros, como humanos, hemos alcanzado nuestros límites;  más no podemos hacer, y más personas mueren diariamente. Estamos agotados, ya tenemos dos colegas que han muerto y otros están parados. Nos dimos cuenta de que donde termina lo que el hombre puede hacer, necesitamos a Dios y comenzamos a preguntarnos cosas cuando tenemos algunos minutos libres. Hablamos entre nosotros y no podemos creer que de ateos feroces nos hemos convertido en creyentes para encontrar nuestra paz, pidiéndole al Señor que nos ayude a resistir para que podamos cuidar a los enfermos.
Ayer murió el pastor de 75 años, que hasta hoy, a pesar de que tuvimos más de 120 muertos en 3 semanas aquí, todos habíamos terminado queriendo; estamos destruidos porque el viejo pastor logró, durante su estancia, traernos una paz que ya no esperamos encontrar.  El pastor fue al Señor y pronto lo seguiremos.  No he estado en casa desde hace 6 días, no sé cuándo comí por última vez, y me doy cuenta de mi inutilidad en esta tierra y quiero dedicar mi último aliento a ayudar a los demás.
Estoy feliz de haber regresado a Dios mientras estaba rodeado por el sufrimiento y la muerte de mis semejantes”.