Nueva Carta Pastoral del arzobispo para animar a los peregrinos a vivir el Año Santo 2021 como una oportunidad para “comenzar de nuevo”

En una Carta Pastoral que busca ser una renovada invitación a vivir el Año Santo 2021 a la luz de la nueva situación creada por la pandemia del coronavirus, el arzobispo de Santiago analiza la crisis vivida en los últimos meses y llama a los fieles a expresar una fe en el verdadero rostro del amor de Dios, a mantener viva la esperanza y activa la caridad. En la carta, monseñor Barrio se pregunta “cómo anunciar de nuevo un año jubilar en este paisaje desolador que está dejando la pandemia que trastocó trágica e inesperadamente las vidas de tantas personas”. En apenas semanas, señala el arzobispo, “muchos de sus proyectos quedaron reducidos a la nada, como si, al despertarse de un mal sueño, la realidad fuese una pesadilla que les arrebató sus puestos de trabajo, alteró su día a día, y lo que es peor aún, acabó en algunas familias con la vida de los más próximos”.

“Muchos de los que vendréis hasta Santiago tal vez habréis perdido a personas muy queridas. Caminareis con lágrimas en los ojos, pero vuestros pasos no vacilarán porque están firmes en quien os asegura “Yo soy la Vida” (Jn. 14, 7)”. Así lo indica el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, en la Carta Pastoral La esperanza de peregrinar a Santiago de Compostela-Año Santo Compostelano 2021concebida como un anexo de la que hizo pública en el pasado mes de diciembre, y que estará disponible en torno a la festividad del Apóstol. En ella, el arzobispo tiene presente la situación creada por la pandemia del Covid 19, apela a la esperanza en medio de la incertidumbre creada y apuesta por no desaprovechar el Año Santo. “Quisiera, queridos peregrinos, que, gracias a vuestra peregrinación, os convirtieseis en signo e interrogante para cuantos os observen a lo largo del camino de Santiago o de otras formas de peregrinación. Que puedan vislumbrar que, si salisteis de vuestra tierra, fue para volver más comprometidos a ella”, indica el arzobispo.

El arzobispo compostelano recuerda cuál ha sido el papel desempeñado por la Iglesia en estos duros meses y señala que a pesar del cierre de algunos templos, ello no supuso “ni mucho menos, el cierre de la Iglesia. Los párrocos no han desertado de su grey, y han seguido disponibles para atender a cuantos precisen de ayuda, material o espiritual; ha acompañado en su despedida hacia la casa del Padre a moribundos y difuntos; como hacen con particular denuedo los capellanes de hospitales y centros de salud. Algunos de ellos se han hecho presentes a través de los medios informáticos, bien sea para retransmitir por streaming la eucaristía y otras celebraciones, bien para apoyar con reflexiones y comentarios la esperanza de sus fieles”.

Deja un comentario

Your email address will not be published.