LOS VIERNES DE CUARESMA 2021

Home / LOS VIERNES DE CUARESMA 2021

DEBILIDADES Y POSIBILIDADES EN LA PANDEMIA

Os invitamos a vivir los viernes de cuaresma como una experiencia de profundo y sincero encuentro con Jesucristo y con los hermanos.

La cuaresma es un tiempo especial para los cristianos, nos ayuda a salir de las rutinas para dejarnos transformar por Dios. Se trata de intensificar nuestra identidad cristiana y nuestra misión evangelizadora en medio de esta pandemia, sintiendo, pensando y viviendo como Cristo vivió. Es propio de la cuaresma vivir el ayuno, la oración y la limosna.

El ayuno y la abstinencia de los viernes de cuaresma son gestos que nos ayudan a identificarnos con el sufrimiento y la muerte de Cristo.

La oración es nuestro mejor instrumento para sentirnos unidos a Cristo, presente en los que más sufren: “todo lo que hagáis por uno de estos más pequeños, por mí lo hacéis(Mt 25). Orar juntos, vivir estos viernes solidarios en grupo, en nuestras parroquias, movimientos y asociaciones, nos ayudará a despertar nuestra conciencia y vivir como verdaderos discípulos del Señor.

PROPUESTAS

Vivir cada viernes como una oportunidad de conversión. Para esto se propone una idea para cada viernes de cuaresma que nos ayude a vivir más intensamente este camino de preparación para la Semana Santa.

GESTO SOLIDARIO.

Para vivir esta cuaresma más unidos a Cristo y más identificados con los colectivos más vulnerables ante la pandemia, os proponemos:

  • AYUNO: Es decir, alimentarnos estos 5 viernes sin superar los 3,00 € por persona. El gesto solidario que os proponemos consiste en alimentarse, durante 5 viernes, como se alimentan durante todo el año millones de hermanas y hermanos nuestros.
  • LIMOSNA: Compartir, al menos, el ahorro que nos supondrá alimentarnos de forma austera y gastando lo mínimo. La cantidad que consideremos cada uno, la destinaremos a causas solidarias, relacionadas con las situaciones concretas sobre las que hemos orado y reflexionado.
  • ORACIÓN: Os invitamos, también a orar en presencia del Señor y pedir la gracia de alejar de nosotros algunas actitudes que dificultan la cercanía y acompañamiento de personas y colectivos vulnerables ante esta pandemia y para avivar nuestra Esperanza.
  • RECONCILIACIÓN: Aceptemos la invitación a dejarnos reconciliar con Dios, para convertirnos en nuevas criaturas y poder irradiar su misericordia en medio de los hermanos, en medio de la gente.