Muchas personas sufren en el mundo. No solamente por el hecho de la pandemia que vivimos. Como dijo Francisco el mes pasado, también por otras pandemias, como “la pandemia de las guerras, del hambre y muchas otras” (14/05/2020). ¿Qué podemos hacer? ¿Cómo no caer en la indiferencia? El Papa nos muestra el camino: la compasión. Es la mejor ayuda que podemos ofrecerles, con nuestra oración y vida, acercándoles al Corazón de Jesús para que Él pueda transformar sus vidas.