Con el confinamiento decaen las confesiones y se multiplican las consultas telefónicas

Son muchos los frentes que atender. Entre otros, enumera los que siguen: «Prestar asistencia a los más necesitados con todas las medidas y cautelas; mantener la catequesis a través de Internet, que está funcionando a pleno rendimiento; entre varias personas nos turnamos para llamar cada día a 29 personas que viven solas; ocuparnos de la capilla virtual que hemos puesto en marcha en nuestra web…». Es esta una iniciativa de la que se siente especialmente orgulloso: «Colgamos la misa, ponemos música para la esperanza, salmos comentados, reflexiones que pueden ayudar a nuestros fieles… Empezamos con unas cien visitas y ya hubo algún día en el que llegamos a más de mil, algo que parecía impensable».

Leer noticia completa … aquí

Deja un comentario

Your email address will not be published.